Haurdunaldi eta erditzeen masifikazioa – Laura Gutman

Haurdun geratzen garenean eta hau zertaz doaz ikertzen hasten garenean, proposamen konbentzionalekin egiten dugu topo berehala: medikuarengana joan, kontrol errutinagileetara joan eta analisi klinikoak, ekografia famatuak geroz eta banalagoak gure haurraren bizi umetoki-barnekoa hurbiltzen gaituztenak pelikula bat balitz bezala, eta leku mediku batean erditze bat izateko prestakuntzara. Horra arte… ia inor ez da harritzen. Denak normala dirudi. Baino peage dun autopsia bat da, jazarpenera zuzendutako logika bermatzen diguna.

Inorri ez zaio arrotz egiten emakume batek maitasuna egin ondoren gizon batekin eta sexua, maitasuna, fluxuak eta izerdia dariona, mediku kontsulta baten asepsiara joan beharra izatea zerikusirik ez duena barnean daraman “horrekin”? Ez al da desastre ekologiko bat emakumeok gure gorpua entregatzea, gure haurdunaldi garaiak, pure erditzeak eta gure maitasuna beldur asko duten pertsonekiko eta ezer ez dakigunak, eta beraiek ere ezer ez dakitenean? Ez al da beldurgarria? Ez al da ebidentea -gure barne emakume erritmotik urrun- ondo datorkigula kanpo pentsamendu batean igotzea eta edozer gauza sinestea gure benetako izaerarekin ez kontaktatze arren?

Osasuntsu dagoen emakume bat haurdun dagoenean ez leku ordu luzez egon beharko kontsultorio batean zain egon beharko ordu luzez bere txanda izan arte ezezagun bati galdetzeko nola dagon bera. Ez luke okerreko beldurrei lotua egon beharko. Ez luke bere erditzera bere buruaz ezjakin iritsi beharko.

No tendría que salir de su casa para ir a ningún lugar a parir. No tendría que estar obligada a sacarse la ropa, o a no comer, ni a ser pinchada, ni tendría por qué recibir occitocina sintética, ni que otros determinen cuándo el bebe debería nacer, ni cuánto tiempo debería durar su parto. Tampoco nadie tendría que “presenciar” el parto. ¿Qué es eso de “presenciar”? ¿Acaso alguien “presencia” la escena cuando hacemos el amor? Si no estuviéramos congeladas, no aceptaríamos tactos vaginales realizados por personas que no conocemos y a quienes no les hemos dado permiso, ni ofreceríamos alegremente nuestros brazos para ser pinchados sin preguntar siquiera qué es lo que nos están inyectando. Por supuesto, tampoco consideraríamos que la cesárea es una práctica fantástica ni anhelaríamos que alguien nos corte con un bisturí para irnos rápido a casa. Todo esto es posible porque transitamos por autopistas convencionales y porque además, suponemos que no existen alternativas.

Que masivamente las mujeres atravesemos nuestros partos desconectadas de nuestras emociones y congeladas -incluso literalmente anestesiadas- es el inicio de la desconexión con el niño que va a nacer. Porque si no ponemos nuestra humanidad femenina en juego, el recién nacido percibirá el nido vacío. De ese modo continuará girando la rueda de la desesperación y la ira, y más tarde la necesidad de dominar. Lo que más me llama la atención es que a muy pocas personas les llame la atención. Sólo cuando participemos en las escenas del inicio de la vida con la fuerza arrasadora de nuestras pulsiones vitales, las cosas van a empezar a cambiar.

Laura Gutman.