Porteo, la adaptación a la vida extrauterina

Porteo, acción de portear, llevar de un lado a otro encima. 
Portabebés, objeto donde portear a un bebé. 

Podríamos decir que el mejor portabebés de la historia del ser humano y de todos los mamíferos es el vientre materno, sin duda alguna.

Analicemos qué condiciones cumple el vientre materno: temperatura constante, movimiento constante, sujeción, envoltura, ruidos, contacto, presencia, alimentación a demanda…

Cuando nos encontramos con nuestro recién nacido en brazos, debemos pensar que acaba de nacer, acaba de llegar a este mundo, extraño y distinto a lo que ha vivido en sus 9 meses aproximados de vida dentro del vientre materno. Por lo que el bebé necesita una adaptación al nuevo mundo.

Esta conclusión me vino a la cabeza, cuando nuestro tercer hijo, al comenzar en la clase de dos años en el cole, tuvo la fase de adaptación tan tan necesaria para la mayoría de los niños. Un mes donde semana a semana iban ampliando el rato en el que estaban con sus nuevos amiguitos y la nueva profesora. Primera semana una hora la mitad de la clase, la segunda dos horas la mitad de la clase, la tercera dos horas toda la clase… Y es verdad que nuestro peque lo necesitó, aún siendo tercero, y ser un niño muy libre, tranquilo, y acostumbrado a la escuela infantil…

Si pensamos en un recién nacido, que ha nacido hace 24h por ejemplo, ¿no creéis que necesita una adaptación a la nueva vida? ¿No creéis que debería estar casi todo el día en contacto con la madre o un adulto, y algunos ratitos en otro lugar?

Un recién nacido necesita:

  • movimiento constante (todos con un bebé en brazos nos mecemos, mecemos el carrito, la cuna…)
  • calor constante (por eso las incubadoras tienen infrarojos, para dar calor a los bebés y gasten la energía en crecer, no en crear calor)
  • presión a su alrededor, una envoltura (aunque pongamos a un recién nacido en el centro de la cuna o capazo, al rato está contra la cabeza y un costado, porque necesitan contacto, es innato en ellos, porque en el vientre estaban prietos, tenían presión en la cabeza)
  • ruidos constante y continuos (muchos bebés se relajan con el extractor de la cocina, con el secador de pelo, si hacemos shhh shhh shhh acompasadamente… porque es lo que oyen el vientre materno, el corazón de mamá, la respiración, la digestión, el pulso del cordón umbilical…)
  • presencia (saber que estás ahí es primordial para un bebé. Si un recién nacido, no te ve porque no ve aún, no te oye, y no te siente, cómo estará tranquilo?)

Estas necesidades son primordiales para un recién nacido, un pequeño mamífero que solo vive de sus instintos, que no piensa, que no analiza, que no reacciona más que de sus instintos animales.

Por todo esto, un bebé necesita una adaptación a la nueva vida y al nuevo mundo, porque debe empezar a vivir en un medio de aire (antes estaba en agua), debe respirar, comer, digerir, mear y cagar, y muchas cosas más. Necesita una exterogestación.

Un recién nacido debería ser porteado todas las horas posibles desde el momento de nacer, y poco a poco ir acostumbrándose a no ser porteado. Cada bebé tiene sus ritmos, por lo que no se puede hablar de tiempos, pero deberíamos ser capaces de responder a esas necesidades de nuestro bebé.

Los portabebés en esta fase son parte imprescindible para los padres, ya que harán que la vida sea mucho más llevadera, porque no podemos estar todo el día sentados en el sofá por tener al bebé en brazos.

El portabebés puede ser un segundo vientre materno, donde el bebé reciba movimiento constante, calor, presencia, etc.

“ Porque un bebé recién nacido para crecer bien, no es suficiente que se le alimente con leche, el bebé necesita nutrirse de muchas cosas más como contacto, calor, presencia, piel con piel…  Cuando porteamos el bebé se nutre igual que en el vientre materno, de muchas cosas más. “

Los padres podrán tener las manos libres, llevar una postura mucho más cómoda y correcta con el bebé encima, poder pasear, poder hacer cosas, atender a los otros hijos mayores si los hay…

Incluso, la pareja no gestante puede portear al bebé, sentir la sensación de llevar al bebé en el vientre, y poder crear el vínculos de apego con el bebé.

Portear ha sido y debería ser parte de los primeros meses de un bebé, ya que sus necesidades no solo son de alimento, necesitan nutrirse de muchas cosas más.

Gloria Urkola Etxetxipia
Asesora de porteo
School of babywearing London