Primavera y alergias en niños

Llega la primavera y con ella la naturaleza resucita, los días se alargan, y en la consulta son cada más frecuentes las dudas sobre cuadros alérgicos.

Las alergias se manifiestan de formas muy diferentes, pero en primavera por influencia del polen destacan dos cuadros alérgicos: rinitis alérgica (+/- conjuntivitis alérgica) y asma.

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica se manifiesta con picor en la nariz, estornudos y moqueo. Algunas veces también se pueden presentar ojos rojos, picor en los ojos y lagrimeo (conjuntivitis alérgica). Cuadro leve.

Asma

El asma se manifiesta con tos seca, ruido en el pecho (parecido a un pitido) y respiración fatigosa. Señal de que los bronquios se están cerrando. Esto síntomas pueden ser graves y necesitan de tratamiento.

¿Qué es una alergia?

No es fácil explicar de una forma sencilla todos los procesos que puede desencadenar una alergia, pero si lo simplificamos, podríamos decir que es la lucha de nuestro cuerpo cuando entra en contacto con una sustancia «natural» que es recibida como extraña y peligrosa.

Estas reacciones pueden ser desde leves hasta muy graves. Tenemos tratamientos efectivos para controlar estas reacciones, pero no hay tratamientos que curen una alergia determinada (es decir, no tenemos un tratamiento eficaz para que estas reacciones patológicas no vuelvan a suceder). La prevención es una de las claves para controlar las alergias, evitando en la medida de lo posible el contacto con la sustancia que produce la reacción. A veces es posible evitarlo, otras veces no es tan sencillo. Y para prevenir y tratar, es imprescindible un diagnóstico.

Por ello, atención siempre si tu hijo o hija arranca con un cuadro de tos seca, pitido en el pecho y respiración fatigosa. En ese momento es conveniente acercarse al centro de salud, y más si el niño ha tenido dermatitis atópica y/o si alguno de los progenitores tiene antecedentes de alergia.

Este tipo de cuadros los vemos en consulta durante todo el año, pero siempre son algo más frecuentes en primavera, por lo que conviene estar atentos. Tranquilos, pero atentos.

Idurre Azkune
Médico de Familia